Como abrir una Puerta de Metal sin Llave desde afuera

Abrir una puerta de metal sin llave desde afuera, para algunos puede ser una situación compleja, difícil y hasta engorrosa, puesto que se trata de una puerta que es mucho más gruesa, pesada e imponente que una puerta tradicional.

Sin embargo, existen ciertas maneras y opciones para lograr abrir una puerta de metal, aunque es importante aclarar que este tipo de puertas suele ser un poco más compleja de abrir, precisamente por su estructura.

E incluso, si tiene el pasador, es poco probable lograr una apertura exitosa, por lo cual en ese caso se hace necesario llamar a un cerrajero para que pueda llegar a abrirla con los implementos y las técnicas que tiene, que sin duda son mucho más superiores que los elementos caseros que pueda tener una persona.

Abrir una puerta de metal sin llave desde afuera con una tarjeta laminada

Veamos algunos pasos para lograr abrir una puerta de metal, sin llave desde afuera con una tarjeta:

Pasos Para Abrir Una Puerta De Metal Sin Llave

En todo caso para empezar, es necesario tener una tarjeta laminada de plástico, que sea fuerte, resistente y dura. Pueden ser laminadas de un carnet viejo que no se utilice o de otro material, pero que el mismo sea duro y no se rompa con facilidad.

Ahora, ya teniendo la tarjeta lista en nuestras manos, se procede a tratar de dar apertura a la puerta de metal con este instrumento. Es importante recalcar, que hay que tener paciencia, perseverancia y tener mucha pericia para lograr dar con el resultado deseado.

  1. Para empezar, se introduce la tarjeta por medio del marco y la puerta, por encima de la cerradura.
  • Se debe ir bajando la tarjeta de forma suave, por el marco de la puerta hasta llegar a la parte que bordea el pasador.
  • Cuando se empiece a notar que existe resistencia para colar la tarjeta, en ese entonces se debe sacar un poco la misma y luego volverla a insertar con mayor fuerza por el borde la cerradura.
  • Se debe aplicar presión por medio de la tarjeta al pasador y empujando la puerta hacia nuestro lado, para que el pasador empiece a salir y la tarjeta llene el vacío.
  • El último paso es importante, porque es poco probable que salga de inmediato, por ello se debe realizar con mucha contundencia y realizarlo varias veces hasta que la tarjeta quede completamente dentro del pasador y lo obligue a salir del marco de la puerta.

Este sería la técnica más apropiada para lograr abrir una puerta de metal sin llave. Aunque sin duda, pueden existir otras técnicas que puedan lograr estos mismos resultados. Lo importante en todo caso, es no creer que no es posible abrir una puerta de metal, porque pueda ser más compleja, sino que se puede hacer, realizando los pasos correctos.

Abrir una puerta de metal sin llave desde afuera con una llave bumping

Otra solución que se puede usar para lograr abrir una puerta de metal, es utilizar una llave bumping, para esto se puede adquirir de antemano llaves bumping en línea, ya que existen de diferentes tipos de cerraduras, para puertas tradicionales, puertas de metal y entre otras.

Pero de igual manera, también se pueden usar llaves caseras que no tengan uso o que no tengan dientes, y  con una lima hacerle las correcciones pertinentes para que pueda entrar en la cerradura de la puerta de metal.

Ahora bien, para empezar se debe hacer lo siguiente:

  1. En primera instancia, se debe buscar una llave bumping, ya sea comprada o casera e insertarla dentro de la cerradura de la puerta de metal, de manera que quede hasta el fondo, totalmente insertada.
  • Ahora, se procede con un martillo o un objeto duro, a darle un golpe contundente a la llave dentro de la cerradura, el golpe debe ser uno, seco y contundente hacia la llave.
  • En tercera, una vez dado el golpe se debe tratar de girar la llave bumping, en el caso de que la llave no gire, ya que puede ser que no salga a la primera, se tiene que volver otra vez al procedimiento.
  • Se vuelve a dar nuevamente un golpe a la llave bumping que está introducida en la cerradura y se trata de otra vez de hacer girar la llave.
  • Se puede repetir varias veces este intento, hasta que los pistones de la cerradura estén alineados con los dientes de la llave bumping y de este modo, se puede proceder a abrir la puerta de metal.

Este procedimiento, puede servir para poder lograr abrir la puerta de metal, ya que es mucho más fácil y eficiente, por otro lado. Los mismos cerrajeros, suelen usar distintas llaves bumping para lograr abrir cualquier tipo de cerradura en la cual la persona haya olvidado las llaves o las haya perdido en algún lugar.

Por lo tanto, se puede decir que es un procedimiento que puede resultar exitoso, si se realizar de forma ordenada y tal cual, como se ha explicado anteriormente. Pero de igual manera existen otros procedimientos que pueden también realizarse en el caso de que la persona sienta que no funciona.

Abrir una puerta de metal sin llaves desde afuera con ganzúas

Y finalmente, otra recomendación es proceder con ganzúas, los cuales son pequeños instrumentos que tienen unos puntos afilados y moldeados para que puedan utilizarse precisamente para lograr abrir puertas, en este caso también puertas de metal.

Muchos cerrajeros, suelen usar las ganzúas para abrir puertas, como uno de los métodos más seguros y confiables, pero que a su vez, logra que la puerta no sufra ningún daño y el problema pueda resolverse rápidamente.

Para ello, lo que se debe hacer es lograr conseguir instrumentos que puedan simular ser una ganzúa, o en todo caso en dos ganzúas, muchos usan clips, ganchos del cabello, cuchillos e incluso hasta pequeños destornilladores para lograr realizar la apertura a una puerta, incluso de metal.

En todo caso, lo que se tiene que hacer es conseguir objetos tipo alambre de metal, que sean moldeables y manejables, pero a la vez duros y resistentes como un clip o un gancho de cabello, darles la forma respectiva e insertarlos en la cerradura.

  1. Ya insertados, se puede tratar eso sí, con mucha paciencia, destreza, calma y perseverancia, tratar de ir levantando los pistones que están dentro de la cerradura, para con una ganzúa puesta en la parte inferior de la cerradura poder abrir la puerta.
  • En definitiva, esto puede costar tiempo y mucho esfuerzo, pero realizado bien hecho puede dar buenos resultados, lo importante es colocar un ganzúa en el inferior del ojo de la cerradura, ya que logrará crear la tensión para liberar los pistones internos, y con la otra ganzúa ir levantando los pistones para liberar la cerradura y proceder a abrir.

Pero de igual manera, en caso de que esté el seguro colocado, será muy difícil lograr abrirla con éxito. En este caso, lo más recomendable es llamar a un cerrajero para que pueda abrir la puerta de metal, ya que este profesional tiene un conjunto de herramientas que pueden ser mucho más útiles y certeras para poder abrir una puerta de metal.