¿Cómo lubricar una CERRADURA o CHAPA de una puerta?

La cerradura es la parte o pieza fundamental de una puerta, ya que es el medio para lograr abrirla. Ahora bien, debido al uso constante que debe hacerse de ella y también al tiempo y otros factores suele atascarse, ponerse dura o simplemente dejar de funcionar como debiera.
En ese sentido, es necesario poder lubricar la cerradura o la chapa de la puerta, de forma tal que no quede atascada o endurecida y este proceso hay que realizarlo de forma continua y en el tiempo necesario.

Diferentes maneras de lubricar una cerradura o chapa

Existen diferentes maneras de lubricar una cerradura o chapa para una puerta, todos tienen su nivel de eficiencia y eficacia, en general algunos toman el que sea más asequible o fácil de hacer.
Entre las maneras de lubricar una cerradura, podemos hacer mención de las siguientes:

Usar el spray o aerosol

Existen distintos productos en aerosol que son perfectos para lograr lubricar una cerradura o chapa de una puerta. En todo caso, lo más importante es cerciorarse de que el spray o aerosol sean compatibles con la cerradura de la puerta, es decir no tenga efectos adversos, para ello es importante preguntar al vendedor.
Este método es el más sencillo de todos, puesto que solo se requiere poner la boquilla del aerosol en el ojo de la cerradura y proceder con la aplicación del producto, una recomendación que puede ser necesaria es que se inserte la llave para ir probando la cerradura con el lubricante.

Grafito en polvo

Otro elemento que puede servir para lubricar una cerradura o chapa de una puerta, es el grafito en polvo, este producto es el mismo que contienen los lápices en su interior para escribir, para hacernos una idea de lo que puede ser.
Ahora bien, el grafito en polvo es un producto vendido en ferreterías y tiendas parecidas, en el cual se expende en un recipiente para que pueda ser colocado en la cerradura, en este caso en su interior.
Por otro lado, lo más conveniente para que la cerradura pueda funcionar mejor, es luego de echar el producto, insertar la llave para ir probando la cerradura y se pueda establecer su funcionamiento luego de haberle puesto el producto de grafito en polvo.

Vaselinas o aceites lubricantes

Y finalmente otro elemento utilizado para lubricar cerraduras y chapas son las vaselinas y los aceites lubricantes, estos productos son excelentes para colocar en las cerraduras, pero además también en lugares como los cerrojos o bisagras que tenga la puerta para que pueda quedar mucho más suelta.
Y tal como se ha dicho anteriormente, es bueno emplear la llave para abrir y cerrar la puerta luego de haber aplicado los productos, con esto se prueba la funcionalidad de la puerta y también para ir probando su soltura después de haber colocado el producto su interior.
Además, siempre es importante preguntar antes al vendedor o expendedor del producto, sobre aquello que se vaya emplear en la cerradura, es decir que cualquier producto utilizado no termine dañando la cerradura. Para esto, es importante que aquello que se utilice sea específicamente para este tipo de objetos.