¿Cómo abrir una Puerta cerrada por dentro?

Una puerta cerrada por dentro es un problema que es cada vez más común. Y por tanto, resolverlo se ha hecho parte también de un proceso para muchos difícil o engorroso, por ello vamos a señalar como abrir una puerta cerrada por dentro, con los materiales caseros y herramientas que pueden ser conseguidas fácilmente.

El hecho, es que no es una labor fácil ni mucho menos. Es un poco laboriosa y se necesita tener mucha práctica, calma y paciencia. Pero a pesar de ello, es completamente efectivo poder abrir una puerta cerrada por dentro, con elementos que se tienen en casa.

Por otro lado, en el caso de intentar todos los métodos posibles, siempre será recomendable pedir la asistencia de un cerrajero; estos profesionales está capacitados para lograr abrir una puerta que tenga cualquier tipo de problema o dificultad, por lo tanto si es necesario contactar a uno, lo aconsejable es hacerlo.

Abrir una puerta cerrada por dentro

Existen diferentes maneras y formas de abrir una puerta cerrada por dentro. Sobre todo, la persona pueda llegar a utilizar herramientas caseras que están en el hogar, para llegar a abrir exitosamente una puerta cerrada por dentro.

Entre las herramientas más usadas, podemos mencionar las siguientes:

  • Pasador de pelo
  • Gancho de cualquier tipo
  • Clip de papel
  • Alambre
  • Destornillador largo y fino
  • Cuchillo de mantequilla
  • Radiografía
  • Tarjeta de crédito

Todos los anteriores son instrumentos que se pueden llegar a usar para lograr abrir una puerta cerrada por dentro. Ante esto, lo más recomendable es siempre tener este tipo de herramientas por la casa, ya que en cualquier momento será necesario su uso.

En todo caso, la manera más apropiada de usarlos es de la siguiente forma:

Con respecto a aquellos que son como los ganchos, pasadores y clips, se debe usar estos objetos metálicos moldeables para lograr realizar una especie de llave que se pueda insertar dentro de la cerradura y poder liberarla.

Para esto, se debe desdoblar el objeto metálico en cuestión, en este caso es recomendable tener dos, uno para la parte inferior de la cerradura y otro para la parte superior de la cerradura.

En la parte inferior se coloca uno de los objetos metálicos con una punta debidamente sacada y amoldada, con esto se tratará de hacer presión para la movilidad de la cerradura.

En la parte superior se coloca un objeto metálico previamente moldeado con una punta fina para insertar dentro de la cerradura. Esto con el fin de que los pasadores internos puedan ser subidos con esta especie de llave. Al hacerlo, se puede girar la cerradura y estará abierta.

En cuanto a los cuchillos, radiografías y tarjetas de crédito, estos se pueden usar, para levantar el pestillo que une la cerradura con el marco de la puerta, colocando en medio de ambas y tratando de bordearlo hasta insertarse dentro de tirar fuertemente hacia el otro extremo para liberarlo.

Y finalmente, todos estos procedimientos deben ser realizados con mucha práctica, calma y serenidad. Puesto que es difícil hacer este tipo de trabajos ya que es poco probable que salga al primer momento.