¿Cómo Abrir Una Puerta Cerrada Con Llave?

En múltiples ocasiones es habitual que una persona cierre la puerta con llave como es de costumbre y por circunstancias que no pude prever, se pierda la llave para abrir la puerta y lo que es peor que no tenga ningún reemplazo para abrir la puerta. Por ello es importante ante esto, saber cómo abrir una puerta cerrada con llave.

Muchos suelen acudir inmediatamente al cerrajero, lo cual es normal, porque es un profesional especializado en esto. Y aunque es del todo aconsejable y totalmente recomendable hacerlo, porque los materiales y las herramientas que manejan los cerrajeros le permiten realizar un trabajo rápido y expedito para abrir una puerta.

Pero a pesar de todo lo anterior, hay quienes piensan pueden solucionarlo por sí mismos. Ante esto, este artículo será una especie de guía para que quien así lo desee pueda optar por alguna solución casera a un problema bastante engorroso, pero que tiene solución.

Para abrir una puerta cerrada con llave

Para lograr abrir una puerta cerrada con llave, se debe implementar varias técnicas y métodos que han resultado ser un éxito. Pero ante esto, es importante destacar, que se necesita una gran serenidad y calma para lograr resultados verdaderamente efectivos.  Ya que el nerviosismo, hacer todo apurado y a la fuerza, puede resultar contraproducente y generar en un error.

Por ende, para abrir una puerta cerrada, se debe primero escoger el mecanismo o la herramienta a utilizar. En principio, se destacan aquellas que sean finas, largas pero no tan endebles, sino firmes. Las más usadas serían los ganchos de pelo, los clips, los pasadores y cualquier otro objeto metálico moldeable.

Pasos para abrir una puerta con llave

Para empezar, es necesario escoger el objeto a utilizar para lograr abrir la cerradura. Si es para usarlo desde dentro de la cerradura de la puerta, lo mejor es que sea de metal y moldeable, es decir no muy grueso y duro.

Por otra parte, tratar de hacer un tipo de llave con las puntas de estos objetos para insertarlos dentro de la puerta para poder abrirla. Esto con el fin de que, haciendo de llave, se pueda desbloquear las barras internas y se pueda mover la cerradura de la puerta para abrirla.

Cuando se tenga los objetos metálicos y la forma deseada para insertarlos, se procede con el primero a poner presión a la cerradura y también para girarla cuando esté listo para abrir la puerta.

Con el segundo, se tratará de ir desbloqueando las barras subiéndolas una por una para lograr destrabar el pasador y abrir la puerta.

Todo esto puede tomar tiempo, y se necesita mucha práctica. Sobre todo, porque las barras pueden quedar en un momento hacia arriba, pero  pueden llegar a bajar, para esto es importante mantener la presión con el otro objeto en la parte inferior para que se pueda ir liberando las barras bloqueadoras y finalmente se pueda abrir la puerta.

En definitiva, con todas las barras que bloqueaban la puerta listas y arriba, se puede girar la cerradura con el pasador en la parte inferior y abrir la puerta con total seguridad. Esta técnica, se puede dar en algunos casos más rápidos y en otros durar mucho más. Todo dependerá de la agilidad de la persona.