¿Cómo Abrir Una Chapa Sin Llave?

En muchas ocasiones es importante saber cómo abrir una chapa sin llave, sobre todo cuando la misma se ha perdido o dañado por alguna razón. En estos casos, muchas personas deben recurrir a soluciones de todo tipo para lograr abrir una chapa de cerradura.

Por ello, en este artículo vamos a traer, algunas recomendaciones y soluciones para lograr abrir este tipo de cerraduras, sin tanto esfuerzo y sin tanto complejo. Sin embargo, esto debe ser abordado con total calma, tranquilidad y sosiego. Sobre todo, para lograr que el método funcione.

Para abrir una chapa sin llave

Ahora bien, entre las soluciones que pueden darse para poder abrir una chapa sin llave, podemos mencionar las siguientes:

Se pueden usar todo tipo de herramientas caseras tales como: pasadores de pelo, alambres, ganchos, clips de papel y todo aquello que sea relacionado a un alambre metálico ligero y a su vez duro, que pueda entrar en la cerradura y por lo tanto abrirla sin tanto problema.

En este caso, se recomienda usar ganchos metálicos que no sean tan enclenques y débiles, puestos que estos se  dañan con extrema facilidad, y en una situación en la cual se necesita mayor durabilidad mientras se logra resolver el problema es importante.

Por ello entre las soluciones para abrir una chapa sin llave, se pueden rescatar las siguientes:

Con alambres

Se puede recurrir a dos pequeños alambres, para que hagan de llave de tensión y de gancho o ganzúa para liberar la cerradura. Por una parte se inserta el alambre de llave de tensión y se hace girar la cerradura con él.

Ahora, lo que se hace es colocar el otro alambre, por encima de aquel que hace de llave de tensión, este debe tener una puntilla anteriormente sacada, para que esta sirva para lograr remover las bisagras internas hacia arriba.

Una vez insertada, se debe de tener mucha paciencia y pericia, puesto que, se tiene que ir levantando las pequeñas barras internas que están en la cerradura para luego liberar el bloqueo a la puerta y girar la chapa para abrir.

Mientras se va haciendo el levantamiento progresivo y calmado de las barras internas, se va manteniendo la llave de tensión con el otro alambre, para esto, hay que estar pendiente que la misma no se mueva demasiado, porque puede desencadenar que se pierda todo el trabajo.

Y cuando todas las barras internas estén levantadas en su sitio, tal cual, como si fuera la misma llave que estuviera insertada, se procede a girar la llave de tensión que está dentro de la cerradura del lado que abre, y si todo está perfecto, abrirá la chapa sin ningún inconveniente.

En definitiva, este tipo de soluciones son ideales, para aquel que tenga y disponga de tiempo; pero también de calma, serenidad y habilidad para trata con este tipo de objetos, puesto que al ser pequeños y engorrosos a veces de agarrar, pueden suscitar una verdadera molestia.

Por lo anterior, si por alguna razón no logra solucionar el problema para abrir una chapa sin llave, lo más recomendable es llamar a un cerrajero que pueda solucionar el problema, ya que este profesional puede hacer el trabajo con herramientas más técnicas y en un tiempo mucho más rápido.