Como Abrir Una Cerradura Sin Llave

Abrir una cerradura sin tener la llave, puede ser difícil, sobre todo en momentos en los cuales no se sabe cómo actuar. Es más, este tipo de problemas es muy común, aunque no lo parezca,  pero a pesar de todo existen técnicas probadas y exitosas para saber cómo abrir una cerradura sin llave.

En este sentido, en el siguiente artículo vamos a ahondar un poco sobre la manera más sencilla para proceder a abrir una cerradura. En este caso, nos fijaremos en una técnica sencilla con pocas herramientas que pueden ser de ayuda al momento de abrir una cerradura.

Para abrir una cerradura sin llave

Para lograr abrir una cerradura sin llave, se necesitan ciertas herramientas algunas caseras y otras más específicas, pero que de de igual manera se pueden conseguir. Otro aspecto a señalar es que estas técnicas no son tan difíciles y pueden ser usadas en cualquier tipo de cerradura.

Ahora bien, vamos a ver los métodos o las técnicas probadas para lograr abrir una cerradura sin llave:

Método bumping con una llave especial

Para este método es necesario poseer una llave especial, que tiene dientes cortos, en general algunos usan aquellas que pueden ser insertadas en su totalidad en la cerradura, pero que no giran la cerradura para abrir la puerta.

Para usar esta técnica, lo que se debe hace es insertar la llave en la cerradura, luego con un martillo se le da un golpe directo, fuerte y en seco a la llave para que se fije los dientes en los pasadores.

Al hacer esto, se procede a girar la cerradura por medio de la llave, para finalmente abrirla.

Usar un pasador de cabello

Se puede usar un pasador de cabello para lograr abrir una cerradura sin llave.

Para esto, se deben tomar dos pasadores de pelo, uno que servirá como llave de tensión y el otro como un gancho para ir liberando los pasadores de la cerradura.

Los pasadores deben ser antes que nada, doblados para dejarlos rectos, con una pinza a uno de ellos se les hace un doblamiento hacia un lado. El otro pasador debe ser puesto también de forma recta y doblarlo solo unos ángulos hacia adentro.

Finalmente, con el primero, se coloca en la parte inferior de la cerradura haciendo presión al bombín, y con el segundo se inserta por la parte superior de la cerradura, tratando de ir subiendo los pasadores, cuando estén todos fijados hacia arriba se puede abrir la cerradura.

Utilizar una radiografía

Y en el último de los métodos, se puede usar una radiografía. Este tipo de material es lo suficientemente duro, manejable y flexible, lo cual lo hace ideal para ser insertado por medio del marco para hacer saltar el pestillo y abrir la cerradura.

En todo caso, con la radiografía se inserta en el marco se baja hasta el área en el que está el pestillo, allí se trata de bordear hasta que quede por lo menos insertada dentro de la ranura del pestillo, y desde ese lugar se procede a tirar fuerte la radiografía y también a mover la cerradura.

Si tienes suerte el pestillo cederá y se abrirá la cerradura.

En definitiva, estas técnicas no son totalmente efectivas y eficaces, aunque han demostrado ser útiles en algunos momentos. No obstante, en la actualidad las cerraduras vienen con más elementos de seguridad para protegerlas de este tipo de técnicas.

Por lo cual, lo más recomendable es sí no se puede abrir con una llave, llamar a un cerrajero experto que pueda realizar la apertura de la cerradura sin tantos problemas.